Un teclado que detecta tu estrés para bloquear las notificaciones

Comparte este artículo en:

¿Es­tre­sa­do y con mucho que hacer? Unos in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Es­tu­dios Avan­za­dos de Ha­ya­ma, en Japón, han crea­do un te­cla­do que de­tec­ta de ma­ne­ra exi­to­sa la pre­sión con la que las te­clas son ma­ni­pu­la­das para saber si el usua­rio tiene prisa o no con el fin de blo­quear cual­quier no­ti­fi­ca­ción que la compu­tado­ra o los ser­vi­cios de in­ter­net como Fa­ce­book o Twit­ter que afec­ten su ren­di­mien­to.

Los es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad ja­po­ne­sa de Ha­ya­ma no­ta­ron que los usua­rios de una compu­tado­ra tien­den a te­clear más fuer­te cuan­do se en­cuen­tran bajo pre­sión. La ini­cia­ti­va de estos jó­ve­nes in­ves­ti­ga­do­res fue la crear un te­cla­do in­te­li­gen­te que te ayude a no re­tra­sar­te al aten­der todas las no­ti­fi­ca­cio­nes que te envía tu compu­tado­ra al blo­quear cual­quier ser­vi­cio de in­ter­net cuan­do este nota que uno se en­cuen­tra con tiem­po li­mi­ta­do.

Los lí­de­res del pro­yec­to, Ta­kahi­sa Tani y Seiji Ya­ma­da, co­men­za­ron una serie de prue­bas para de­ter­mi­nar la fia­bi­li­dad de su te­cla­do in­te­li­gen­te. Las prue­bas pre­li­mi­na­res mos­tra­ron que goza del 80% de pre­ci­sión al de­ter­mi­nar si el usua­rio real­men­te tiene prisa o no.

La mo­da­li­dad ‘Focus’ es el nom­bre que estos in­no­va­do­res le die­ron a la op­ción de con­cen­trar­te so­la­men­te en el me­nes­ter in­me­dia­to y no es­par­cir la aten­ción y el tiem­po en ni­mie­da­des como las no­ti­fi­ca­cio­nes de Fa­ce­book, Twit­ter, Pi­ca­sa, co­rreo elec­tró­ni­co o co­men­ta­rio de You­Tu­be.

Se es­pe­ra que el soft­wa­re que acom­pa­ña al te­cla­do in­te­li­gen­te se pueda per­so­na­li­zar para dis­cri­mi­nar cier­tas no­ti­fi­ca­cio­nes. Hasta ahora, se es­pe­ra que este sis­te­ma sea per­fec­cio­na­do y se fa­bri­que con un en­fo­que ma­si­vo para al­can­zar a mi­llo­nes de per­so­nas que sim­ple­men­te pasan de­ma­sia­do tiem­po aten­dien­do sus redes so­cia­les en lugar de con­cen­trar­se en el tra­ba­jo.

Re­fe­ren­cias: Gee­koSys­tem y NewS­cien­tist

Comparte este artículo en: