Primer Termómetro inalámbrico aprobado por la FDA

Comparte este artículo en:
Re­cien­te­men­te hemos ha­bla­do sobre ter­mó­me­tros adap­ta­bles a dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, como el Ther­mo­do­ck o el in­fra­rro­jo de la Cor­pra­cioón Fra­den pero a di­fe­ren­cia de ellos hoy les trae­mos la re­se­ña del pri­mer ter­mó­me­tro Wi­re­less apro­ba­do por la FDA (Agen­cia de Dro­gas y Ali­men­tos) para su venta. El dis­po­si­ti­vo es desa­rro­lla­do por la com­pa­ñía Raiing en Bei­jing, China.

El ter­mó­me­tro Raiing cuen­ta con un sen­sor de tem­pe­ra­tu­ra que se fija de­ba­jo de la axila me­dian­te pe­ga­ti­nas y una vez co­lo­ca­do este envía una lec­tu­ra cons­tan­te y en tiem­po real de la tem­pe­ra­tu­ra a tra­vés de Blue­tooth o Wifi a su apli­ca­ción lla­ma­da Mo­ni­tor de sig­nos vi­ta­les que por el mo­men­to solo se en­cuen­tra en AppS­to­re para su des­car­ga de ma­ne­ra gra­tui­ta y es com­pa­ti­ble con todos los dis­po­si­ti­vos iOS. Pero la ven­ta­ja es que aun si no cuen­tas con al­gu­nos de los dis­po­si­ti­vos de Apple, el Raiing es capaz de fun­cio­nar de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te sin nin­gún pro­ble­ma.

El dis­po­si­ti­vo fun­cio­na con ba­te­rías re­car­ga­bles y es capaz de al­ma­ce­nar hasta 72hrs de lec­tu­ras y se puede con­fi­gu­rar para que suene una alar­ma cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra su­pera un um­bral de­ter­mi­na­do. Está puede ser una gran ven­ta­ja para los pa­dres, ya que les per­mi­ti­rá aho­rrar­se va­rias horas de sueño en el caso de que su hijo re­quie­ra un mo­ni­to­reo con­ti­nuo de la tem­pe­ra­tu­ra.

Por el mo­men­to aun no se en­cuen­tra a la venta pero se es­pe­ra que co­mien­ce su co­mer­cia­li­za­ción a prin­ci­pios del pró­xi­mo año.

El ter­mó­me­tro será el pri­mer pro­duc­to de Raiing, pero la des­crip­ción de la apli­ca­ción en la AppS­to­re su­gie­re que habrá más dis­po­si­ti­vos para el mo­ni­to­reo de sig­nos vi­ta­les en ca­mino.
Fie­bre

La fie­bre es un au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral por en­ci­ma de lo que se con­si­de­ra nor­mal. Es la ma­ni­fes­ta­ción más fre­cuen­te en los niños que acu­den al ser­vi­cio de Ur­gen­cias y cons­ti­tu­ye cerca del 30% de todas las con­sul­tas de pa­cien­tes pe­diá­tri­cos ex­ter­nos.

Ni­ve­les de Te­me­pe­ra­tu­ra Axi­lar
Nor­mal: 36.5°C a 37.5°C.
De 37.5°C y menor de 38.2°C se llama fe­brí­cu­la.
Mayor o igual a 38.2°C y menor de 40°C se llama fie­bre.
Si es mayor o igual a 40°C se llama hi­per­pi­re­xia. Tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a 42°C en el ser hu­mano sue­len ser in­com­pa­ti­bles con la vida.

La fie­bre es un pro­ce­so me­ta­bó­li­co que actúa como res­pues­ta adap­ta­ti­va fa­ci­li­tan­do el tra­ba­jo de las de­fen­sas de nues­tro cuer­po para com­ba­tir a los or­ga­nis­mos que cau­san en­fer­me­da­des como virus o bac­te­rias, inac­ti­van­do en­zi­mas o de­te­nien­do su re­pli­ca­ción.

Pero está tam­bién puede ser per­ju­di­cial, prin­ci­pal­men­te en los niños ya que al no con­tar con un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co bien desa­rro­lla­do son más pro­pen­sos a su­frir de tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das pro­vo­can­do es­trés ce­lu­lar, in­far­to car­día­co, ne­cro­sis de te­ji­dos, con­vul­sio­nes, de­li­rios y muer­te.

Re­re­fen­cia: Raiing

Comparte este artículo en: