Disney Research crea un divertido androide que atrapa pelotas

Comparte este artículo en:

¿Cuán­do será que Dis­ney deje de asom­brar­nos? La em­pre­sa, con dé­ca­das de tra­yec­to­ria, siem­pre se ha ca­rac­te­ri­za­do por ser una de las más in­no­va­do­ras en el sec­tor del en­tre­te­ni­mien­to, y para ello, tiene a gente en una di­vi­sión lla­ma­da Dis­ney Re­search tra­ba­jan­do ar­dua­men­te para lo­grar nue­vos me­dios con los cua­les de­jar­nos con la boca abier­ta. Co­noz­can al robot que cacha y de­vuel­ve pe­lo­tas.

Este tipo de an­droi­des sue­len ser em­plea­dos para co­lo­car­se en los par­ques te­má­ti­cos, y aun­que lo que vemos aquí es sólo un es­que­le­to, su­po­ne­mos que po­dría venir dis­fra­za­do como cual­quier per­so­na­je ima­gi­na­ble. El fun­cio­na­mien­to es bas­tan­te sim­ple, si tú le lan­zas una pe­lo­ta pe­que­ña, el robot la cacha y te la de­vuel­ve.

Por su­pues­to, el desa­rro­llo de este sis­te­ma es mucho más com­ple­jo que la tarea que puede eje­cu­tar como re­sul­ta­do. En pri­mer lugar, el an­droi­de tiene su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad de mo­vi­mien­to como para atra­par la pe­lo­ta en casi cual­quier área donde se lance, ya que puede girar su tron­co y ex­ten­der o re­traer el brazo.

Todo se hace po­si­ble gra­cias la tec­no­lo­gía vi­sual que se apoya en sen­so­res de pro­fun­di­dad Mi­cro­soft Ki­nect para ras­trear la po­si­ción del usua­rio y del ob­je­to es­fé­ri­co que tiene que ca­char. Si acaso llega a fa­llar en su co­me­ti­do, el robot hará un gesto de de­cep­ción o in­cer­ti­dum­bre como el de mirar hacia atrás para bus­car la pe­lo­ta, o en­co­ger­se de hom­bros por haber de­frau­da­do al hu­mano.

La ac­ción se puede eje­cu­tar tan rá­pi­do que in­clu­so es po­si­ble hacer ma­la­ba­res con tres pe­lo­tas, sien­do el usua­rio quien lanza cons­tan­te­men­te las bolas para con­ti­nuar con esta in­ter­ac­ción de alta tec­no­lo­gía.

A con­ti­nua­ción po­drás ver el fun­cio­na­mien­to de este an­droi­de por tu pro­pia cuen­ta, y sa­be­mos que te vas a di­ver­tir al ha­cer­lo. ¿Al­gu­na vez has te­ni­do la opor­tu­ni­dad de in­ter­ac­tuar con cual­quier tipo de robot? ¿Qué te pa­re­ce la evo­lu­ción que se ha te­ni­do al res­pec­to?

Fuente:matuk

Comparte este artículo en: