Cucarachas a control remoto

Comparte este artículo en:

In­ves­ti­ga­do­res de la North Ca­ro­li­na State Uni­ver­sity han desa­rro­lla­do una téc­ni­ca que uti­li­za una in­ter­faz elec­tró­ni­ca para con­tro­lar de forma re­mo­ta a las cu­ca­ra­chas.

“Nues­tro ob­je­ti­vo era de­ter­mi­nar si se po­dría crear una in­ter­faz bio­ló­gi­ca inalám­bri­ca con cu­ca­ra­chas, ya que estas son ági­les y ca­pa­ces de in­fil­trar­se en es­pa­cios pe­que­ños”, dice Alper Boz­kurt, pro­fe­sor asis­ten­te de in­ge­nie­ría eléc­tri­ca en NC State. “En de­fi­ni­ti­va, cree­mos que esto nos per­mi­ti­rá crear una red móvil con sen­so­res in­te­li­gen­tes uti­li­zan­do a las cu­ca­ra­chas para re­co­ger y trans­mi­tir in­for­ma­ción, como por ejem­plo la bús­que­da de so­bre­vi­vien­tes en edi­fi­cios des­trui­dos en te­rre­mo­tos.

“Hemos de­ci­di­do uti­li­zar las cu­ca­ra­chas en lugar de ro­bots como di­se­ño ya que crear ro­bots a esa es­ca­la es por demás exi­gen­te y tam­bién por que las cu­ca­ra­chas son ex­per­tos en so­bre­vi­vir a los am­bien­tes más ho­ti­les”, agre­gó.

Pero no se pue­den poner sen­so­res en una cu­ca­ra­cha. Los in­ves­ti­ga­do­res ne­ce­si­ta­ron en­con­trar una ma­ne­ra efec­ti­va y se­gu­ra eléc­tri­ca­men­te para con­tro­lar las cu­ca­ra­chas. La nueva téc­ni­ca desa­rro­lla­da por el equi­po Boz­kurt fun­cio­na me­dian­te la in­cor­po­ra­ción de chips con un re­cep­tor inalám­bri­co y un trans­mi­sor co­lo­ca­do en cada cu­ca­ra­cha (cu­ca­ra­chas sil­ban­tes de Ma­da­gas­car). La pe­que­ña mo­chi­la pesar 0,7 gra­mos.

El mi­cro­con­tro­la­dor está co­nec­ta­do a las an­te­nas y cer­cos de la cu­ca­ra­cha que son los ór­ga­nos sen­so­ria­les en el ab­do­men de la cu­ca­ra­cha, que nor­mal­men­te se uti­li­zan para de­tec­tar el mo­vi­mien­to en el aire y aler­tar de po­si­bles de­pre­da­do­res.

Los in­ves­ti­ga­do­res fue­ron ca­pa­ces de di­ri­gir con pre­ci­sión las cu­ca­ra­chas a lo largo de una línea curva. Uti­li­za­ron los ca­bles co­nec­ta­dos a la cer­cos para es­ti­mu­lar a la cu­ca­ra­cha en mo­vi­mien­to ha­cién­do­la pen­sar que algo la está ase­chan­do de­trás pro­vo­can­do que se mueve hacia ade­lan­te. Los ca­bles co­nec­ta­dos a las an­te­nas sir­ven como rien­das elec­tró­ni­cas, que pro­du­cen pe­que­ñas des­car­gas en el te­ji­do neu­ral de la cu­ca­ra­cha.

Fuen­te: Ibio­nics y matuk

Comparte este artículo en: