2013: el año del todo o nada para Blackberry

Comparte este artículo en:

De todos es conocido la fuerte lucha que la compañía Nokia está llevando a cabo en los últimos años por evitar su desaparición, tras el constante decrecimiento de sus beneficios y popularidad entre los usuarios. Precisamente esto es lo que le sucederá a la canadiense RIM, propietaria de Blackberry el próximo año, y es que la compañía está apostando firmemente por una drástica renovación que sólo la puede llevar a dos fines: resurgir cual ave fénix o morir en el intento.

RIM es una compañía que tuvo hace no tantos años su particular boom, cuando los usuarios (especialmente los adolescentes) vieron en sus terminales y servicio de mensajería y chat una extensión del archipopular Msn Messenger. Tal fue el furor por las Blackberry que las principales operadoras no dudaban en ofertarlas a precios no muy asequibles, si bien nunca han sido terminales de gama alta accesibles para sólo unos pocos.

Pero como todo, lo que sube tiene que bajar, y la proliferación de los terminales con Android y la posterior popularización de la aplicación Whatsapp hicieron que quienes antes idolatraban a RIM se pasasen a la competencia desterrando al olvido su popular chat.

El caso es que en los últimos dos años la compañía canadiense ha presentado unos cada vez más pobres ingresos que, de seguir así, acabarán relegándola a una más que clara desaparición. Pero no todo está perdido, si algo son los vecinos de los estadounidenses son trabajadores, y por ello llevan bastante tiempo programando una renovación de cara total de sus móviles y, sobre todo, su gran apuesta, la renovación de su sistema operativo: BlackBerry 10.

Así, la consultora IDC, especializada en análisis de tecnología vaticina en un informe publicado hace unos días que a finales de este mismo año los dispositivos de Apple se situarán en el primer puesto dentro del entorno empresarial. Este ranking era el principal negocio de RIM, y si sumamos esa pérdida de puestos a un arrollador éxito de Android en los usuarios domésticos nos encontramos con una clara situación: si RIMM no consigue convencer a una de estas dos partes, Blackberry empezaría a desaparecer como tal en 2013.

El arma secreta de RIM: Blackberry 10.

Pero no todo iban a ser malas noticias para los admiradores de la Blackberry, y es que la compañía apostará en el próximo año (y echará todas las cartas sobre la mesa) por una renovación total de su sistema operativo móvil para asemejarlo a sus principales rivales (iOS y Android) conservando el componente social de la que siempre han hecho gala los canadienses.

Y los expertos coinciden en que las primeras muestras de lo que vendrá son francamente apetecibles, mostrando una interfaz cuidada y fluida a la vez que una versatilidad que nos hará olvidar de todo lo que conocíamos de RIM hasta ahora, ¿les saldrá bien la jugada? Para eso habrá que esperar, pero de lo que no cabe duda es de que el 2013 será el año del todo o nada para Blackberry, y pasará a la historia como el momento en el que se reinventó o, por contra, en el día que empezó el declive del que nunca se recuperó.

Comparte este artículo en:

2013: el año del todo o nada para Blackberry

Comparte este artículo en:

De todos es conocido la fuerte lucha que la compañía Nokia está llevando a cabo en los últimos años por evitar su desaparición, tras el constante decrecimiento de sus beneficios y popularidad entre los usuarios. Precisamente esto es lo que le sucederá a la canadiense RIM, propietaria de Blackberry el próximo año, y es que la compañía está apostando firmemente por una drástica renovación que sólo la puede llevar a dos fines: resurgir cual ave fénix o morir en el intento.

RIM es una compañía que tuvo hace no tantos años su particular boom, cuando los usuarios (especialmente los adolescentes) vieron en sus terminales y servicio de mensajería y chat una extensión del archipopular Msn Messenger. Tal fue el furor por las Blackberry que las principales operadoras no dudaban en ofertarlas a precios no muy asequibles, si bien nunca han sido terminales de gama alta accesibles para sólo unos pocos.

Pero como todo, lo que sube tiene que bajar, y la proliferación de los terminales con Android y la posterior popularización de la aplicación Whatsapp hicieron que quienes antes idolatraban a RIM se pasasen a la competencia desterrando al olvido su popular chat.

El caso es que en los últimos dos años la compañía canadiense ha presentado unos cada vez más pobres ingresos que, de seguir así, acabarán relegándola a una más que clara desaparición. Pero no todo está perdido, si algo son los vecinos de los estadounidenses son trabajadores, y por ello llevan bastante tiempo programando una renovación de cara total de sus móviles y, sobre todo, su gran apuesta, la renovación de su sistema operativo: BlackBerry 10.

Así, la consultora IDC, especializada en análisis de tecnología vaticina en un informe publicado hace unos días que a finales de este mismo año los dispositivos de Apple se situarán en el primer puesto dentro del entorno empresarial. Este ranking era el principal negocio de RIM, y si sumamos esa pérdida de puestos a un arrollador éxito de Android en los usuarios domésticos nos encontramos con una clara situación: si RIMM no consigue convencer a una de estas dos partes, Blackberry empezaría a desaparecer como tal en 2013.

El arma secreta de RIM: Blackberry 10.

Pero no todo iban a ser malas noticias para los admiradores de la Blackberry, y es que la compañía apostará en el próximo año (y echará todas las cartas sobre la mesa) por una renovación total de su sistema operativo móvil para asemejarlo a sus principales rivales (iOS y Android) conservando el componente social de la que siempre han hecho gala los canadienses.

Y los expertos coinciden en que las primeras muestras de lo que vendrá son francamente apetecibles, mostrando una interfaz cuidada y fluida a la vez que una versatilidad que nos hará olvidar de todo lo que conocíamos de RIM hasta ahora, ¿les saldrá bien la jugada? Para eso habrá que esperar, pero de lo que no cabe duda es de que el 2013 será el año del todo o nada para Blackberry, y pasará a la historia como el momento en el que se reinventó o, por contra, en el día que empezó el declive del que nunca se recuperó.

Comparte este artículo en: